Follow by Email

miércoles, 7 de septiembre de 2016

INFLACIÓN Y CICLOS II





ANA MARIA SEGHESSO






La depreciación de la moneda que circulaba en el Imperio resultó tan pronunciada, que el emperador Aureliano decidió reformar todo el sistema económico.

La reforma consistió en suspender todos los derechos de acuñación locales, para evitar desequilibrios entre el valor y el precio del dinero. 

De esta manera el emperador resultó dueño absoluto del derecho de acuñar, con el monopolio de la totalidad del metal monetario del Imperio.






El valor de las monedas devaluadas permitía una oferta de dinero mayor para pagar bienes y servicios que excedían la capacidad de producción.

Sin embargo, el fenómeno del exceso monetario provocó un desequilibrio que amenazaba todo el sistema.

Las nuevas Cecas[1] creadas por Aureliano emitieron una moneda de plata un poco mejorada en su valor intrínseco, que llevaba la indicación “XX I”, que significa  “veinte igual a uno”, o sea que esta nueva moneda poseía el valor de veinte veces respecto a la anterior, retirada de la circulación.




A esta reforma económica del emperador correspondió en 274-275 d.C., un aumento inaudito de precios, que según fuentes egipcias, fueron decuplicados. 

El gobierno central, entonces, para revolver las necesidades del ejército, estuvo obligado a comprar con el dinero revaluado, bienes de consumo más caros.




Además de esta reforma, Aureliano ordenó emitir monedas de oro puro, que fueron acuñadas en número restringido.

Según Armin Eich estas monedas “buenas”, representaban una seguridad económica en los salarios de los altos funcionarios y oficiales, instaurando una atmósfera favorable en quienes estaban cerca del emperador.


Durante la fuerte inflación que azotó el Imperio en el IV siglo, la moneda de oro se demostró a tal punto estable, que no han llegado en las crónicas de la época, quejas de las elites contra la autoridad.  

“Con este procedimiento reservado al oro, Aureliano fue un precursor en obtener en tiempos de crisis, que las elites se identificaran con el Imperio y sus objetivos políticos”.[2]



 

***


El uso de la palabra Inflación cambió con el tiempo, terminando por referirse al aumento de precios en general, considerando las consecuencias como causa.


Una de las características del Ciclo de tierra, comenzado en 1848 que está llegando a su fin, ha sido el constante aumento de precios y salarios provocando la depreciación de las principales monedas  de la economía mundial.

El dinero que utilizamos  representa un valor que intrínsecamente no tiene.

La disminución del poder adquisitivo origina el aumento de precios, provocando exigencias de aumentos de salario, en una interminable dinámica de inflación.

Economistas modernos han analizado ciclos menores de fluctuaciones de la actividad económica, que ocurren cada siete a diez años.[3]










 


[1] Casa de moneda o Ceca.
La palabra ceca es una voz árabe sikka que significa moneda, troquel o molde.

[2] Armin Eich “L’età dei Cesari – Le legioni e l’Impero” .
Mondadori libri, febrero 2016.
[3] Según algunos, se debe al exceso de oferta por sobreproducción. El aumento de la producción lleva a una situación en la cual el mercado no puede absorber todo lo producido, que lleva a la caída de precios.

Otros economistas se focalizan sobre la demanda: si el empleo falta, la demanda decae lo que conduce indefectiblemente a la caída de precios.

Sin embargo, tanto la oferta como la demanda, están íntimamente ligadas a la circulación y regulación del dinero, controlados por los gobiernos o por los bancos.


jueves, 1 de septiembre de 2016

INFLACIÓN Y CICLOS


ANA MARIA SEGHESSO







La sentencia popular “La historia se repite” está a la base del razonamiento astrológico.

La Conjunción de los planetas Júpiter y Saturno determina precisos momentos históricos que otorgan a períodos de aproximadamente 200 años, características que fueron catalogadas según los cuatro elementos

·    fuego, tierra, aire y agua 
analizados en post anteriores.

 
ALQUIREM

Años de la conjunción de los planetas superiores, Júpiter y Saturno, correspondientes al  IMPERIO ROMANO.




FUEGO                    -781                 74                   

TIERRA                  -582                 253                 

AIRE                       -344                 452                 

AGUA                     -165                 630               

 



Como hemos visto anteriormente, el Calendario fue una consecuencia de la aspiración humana de medir y organizar el tiempo según el movimiento de los astros y de las luminarias.


Pero una vez obtenidos los datos astronómicos fundamentales, las mentes creativas de astrónomos y matemáticos babilonios y caldeos, confrontaron situaciones amplias, que se repetían a distancia  en el tiempo.


Comprobaron que existía un ritmo en las  guerras, carestías, pestilencias, terremotos o inundaciones y las confrontaron con los movimientos de los planetas y el período que empleaban para cumplir sus ciclos.


Fueron también analizados los Eclipses, según su posición en el cielo, duración, sitio de los planetas y relación geográfica.


Los principios interpretativos se basaban

·    en lo positivo o negativo inherente a cada signo

·    en la relación Cielo – Tierra

·    en la relación Signo – Presagio


Los expertos en cuerpos celestes en el tercer milenio antes de Cristo, habían clasificado ya los planetas en 


·    benéficos o pródigos

·    malignos, inclementes o severos




Con la invención del Zodíaco y con las configuraciones matemáticas a él vinculadas, de trino, cuadrado, sestil, etc., el acto interpretativo se transformó en una actividad especializada que solo una intensa preparación permitía ejercitar.



***






CICLO DE TIERRA EN EL IMPERIO ROMANO

Desde 253 a 452 d.C.



El período de los siglos III y IV del Imperio Romano, coincide con una crisis económica debida a varios factores, uno de los cuales fue la invasión por parte de numerosos pueblos del norte, quienes traspasando las fronteras desafiaron el poderío imperial.







La rapidez y diversidad con que se sucedían las incursiones de los invasores, que se dedicaron a la  violencia y al pillaje desde la mitad del III siglo, no daba tiempo a los gobernantes para reflexionar sobre las medidas  administrativas necesarias para afrontar la amenaza.



“No había tiempo suficiente para intervenir de manera conceptualmente ponderada sobre la estructura administrativa y militar del Imperio;  los llamados “emperadores soldados” transcurrieron gran parte de su período de gobierno, en marcha, apurándose de un teatro de guerra al otro”. [1]



Diversamente de los ejércitos de invasión del alto Imperio, las tropas en el siglo III se movían al interno del Imperio, y eran casi todas bajo el comando directo del Emperador.









La estrategia defensiva dinámica era desde un punto de vista logístico, muy exigente y por lo tanto sumamente dispendiosa.



Aumentaron mucho los gastos  del personal puesto que se crearon nuevos repartos y se aumentaron repetidamente y de modo contundente las retribuciones a los soldados.

El miliciano regular recibía además compensaciones extraordinarias, cuyo monto resultó superior al pago básico.







Para lograr pagar los gastos, que superaban ampliamente los ingresos, los emperadores del siglo III, retomaron la práctica, ya usada anteriormente, de reducir el peso de las monedas y disminuir el contenido de metales nobles.




Se sirvieron de este medio a tal punto que las monedas de plata en los decenios 270 y 280, contenían solamente del 2% al 5 % de plata.






Finalmente el emperador Lucio Domicio Aureliano (214 o 215, 275), reformó todo el sistema monetario del Imperio, logrando corregir parcialmente la crisis que generó la inflación de la moneda.

Lo analizaré en el próximo post.



 










[1] “LA EDAD DE LOS CÉSARES – Las legiones y el Imperio”.
Armin Eich. Mondadorilibri, Milano, 2015.

viernes, 22 de julio de 2016

LA EUFORIA ECONOMICA


 

 

CICLOS DE JÚPITER Y SATURNO

 

 

ANA MARIA SEGHESSO

 

 

 

 

 

 

Que la Economía está comprometida por episodios  repetidos de altibajos y crisis es un hecho reconocido. 


Lo que no han sido suficientemente analizadas son las relaciones con los grandes ciclos planetarios de Júpiter y Saturno, utilizados en Astrología, que determinan las fechas y por lo tanto, poseen el valor de contribuir a su comprensión y posiblemente a su predicción.










 La teoría de las Conjunciones  de Júpiter y Saturno, se funda en la reunión de estos planetas superiores.


La Astrología que se ocupa de investigar los acontecimientos de los diversos países se llama Astrología Mundial y su función es de emplear los cálculos astrológicos para la previsión de  eventos políticos, económicos, culturales o de otros órdenes.
   
 El gran astrólogo Tolomeo precisa que existen dos órdenes de influencia astrológica.


- El primero es universal y causa estados periódicos: guerras, hambruna, pestes, terremotos e inundaciones. 


-  El segundo es particular y tiene lugar cuando el influjo universal de los astros se imprime para siempre en una semilla en su momento de mayor recepción, el instante de la fertilización o concepción. 



A medida que la semilla crece, manifiesta la cualidad de ese momento, desplegándose en el tiempo en relación con los planetas.


Se clasifican las Grandes conjunciones en cuatro categorías: 

    Conjunciones Menores, las que cada veinte años se forman en signos del mismo elemento

    
  Conjunciones Grandes, ocurre cada 60 años, repitiendo el signo inicial

   
   Conjunciones Mayores,  las que marcan el pasaje de una triplicidad a otra, iniciando del Fuego, siguiendo por Tierra, Aire y terminando con Agua


 Conjunciones Máximas, las que indican el inicio a una nueva serie de medias y pequeñas a través de una nueva conjunción en Signos de Fuego.


   El momento crítico se presenta cuando se cambia la triplicidad, según la sucesión regular de


Fuego-Tierra-Aire-Agua


El cambio es llamado con la palabra árabe Intical, que significa cambio, emigración, muerte.


El orden histórico de la Conjunción de los planetas superiores,  ALQUIREM




FUEGO                    -781                 74                   809           1663


TIERRA                  -582                 253                 1047          1842


AIRE                       -344                 452                 1226          2020


AGUA                     -165                 630                 1425          2219

 

 

 

 

 




La CONJUNCIÓN MAYOR, que comenzó en 1842, se verificó en el elemento Tierra y actualmente estamos viviendo los últimos años. En el 2020, es decir dentro de 5 años, comenzará otra Conjunción Mayor, en el elemento Aire. Los cambios que se están verificando son notables y evidentes para todos. 


Propondré en este blog una hipótesis de investigación de el período de 158 años de la Conjunción de Tierra que estamos por terminar, utilizando los esquemas propuestos por la Astrología tradicional.