Follow by Email

jueves, 26 de octubre de 2017

PREVISIÓN E INMOVILISMO


ANA MARIA SEGHESSO


PRIMERA PARTE


Enrique Santos Discépolo, en su tango  Cambalache, estrenado en el año 1934, hace un inventario de la corrupción en el siglo XX, en un estilo irritado y resentido. 

El tango fue muy bien aceptado por el público, que compartió su punto de vista y disposición de ánimo. El éxito fue inmediato y duradero, como consecuencia de la popularidad de su contenido, que si bien se refiere a un contexto preciso, es un argumento universal.

En efecto, el tema referido en su letra, puede ser aplicado en cualquier momento histórico y en cualquier país del mundo.


En lo que va del siglo XXI los acontecimientos no parecen haber cambiado mucho. Por el contrario, el tema de la corrupción continúa su vigencia, favorecido por la Crisis económica, declarada en el 2008, aunque sus  orígenes son anteriores.

Las ilusiones y ambiciones, muy favorecidas por el extraordinario desarrollo económico de los siglos XIX y XX, con  notorias variantes geográficas y de clases sociales, sufrieron una violento e inesperado freno. Las reacciones que la Crisis originó en países y personas, son múltiples, dependiendo en gran medida de la información que se recibe para crearse una opinión.

Es así que la percepción de la Crisis se manifiesta en una búsqueda frenética para reconquistar el perdido equilibrio social o económico, creando proyectos que los restablezcan. Se generan continuamente nuevos proyectos, que procuran solucionar un sistema económico desgastado y falto de funcionalidad.

Sin embargo, en la mayoría de los casos la respuesta a la Crisis, ha sido la continuidad de antiguas recetas, con una obstinación priva de espíritu de iniciativa.
Los proyectos estatales en este caso tienen un peso fundamental, por la cantidad de personas involucradas y por los resultados que las nuevas políticas podrían favorecer o inhibir.

Es indudable que la mayor parte de los acontecimientos difíciles que nos toca vivir en este tiempo, suceden sin que los especialistas o las instituciones que los sostienen, fomentan o protegen, hayan sospechado su desenlace. Ha predominado la convicción de que todo continuaría a tiempo indeterminado, de la mejor manera posible. Un optimismo que no imaginó el cambio, que es una constante en cosas, personas y acontecimientos.

Ninguna prevención, ni programación que tuviera en cuenta una transformación de rumbo en el campo económico, político, ambiental.
Es así que con estupor fueron recibidas las varias crisis, que se suceden en relación directa con la Crisis económica.

La Previsión ha sido la gran ausente. 

Me refiero a la Previsión como una actitud mental que analiza datos para llegar a uno o más resultados, procediendo  luego a una programación.

La Crisis económica iniciada en el 2008 no fue prevista por ningún instituto bancario, o experto de economía. No fue hecho, como consecuencia, ningún programa ni estudio que contemplase posibilidades diversas a las que se estaban viviendo.

El Cambio, la Transformación, axioma del Tiempo, fue ignorado, negando una realidad que puntualmente se presentó, imprevista y brutal, eliminando los equilibrios existentes con cambios drásticos, rompiendo la inercia del fin de ciclo de Tierra.

Al improviso, los viejos modelos no son más aplicables. Los nuevos modelos no han sido siquiera bosquejados, por lo que las correcciones que se intentan actuar son vacilantes e inciertas.
El Futuro deberá ser inventado, con nuevos modelos, para no continuar a gastar tiempo y recursos en situaciones estancadas. Cortar las ramas secas, las que no florecerán, luego de una evaluación sensata de la que se puede y de lo que la situación es capaz de producir.

El análisis del Tiempo tiene un protagonista de primera magnitud cuando se trata de futuro, cambios imprevistos, creatividad, rechazo de las limitaciones.
Se llama Urano. Me ocuparé de sus principios en el próximo artículo. 




 Tango CAMBALACHE






sábado, 15 de julio de 2017

El gráfico astrológico y su interpretación.



 

EL HOROSCOPO

 

 

 

ANA MARIA SEGHESSO







El Horóscopo, llamado también Gráfico astrológico o Carta natal, es una abstracción de la situación del Cielo en un determinado momento y lugar de la Tierra.


Su significado ha sido codificado en Mesopotamia en tiempos remotos.

Las relaciones entre Cielo y Tierra y el mensaje que los fenómenos astrales trasmiten a los hombres, confirió un significado religioso a su estudio, realizado por sacerdotes-astrólogos.


La observación de las estrellas en las culturas antiguas estaba finalizada a la predicción del futuro.



Se representa el Horóscopo con un círculo, dividido en 12 sectores de 30° cada uno, que son los Signos astrológicos en sucesión anti horaria.



Los signos astrológicos han tomado su nombre de Constelaciones, pero su división de 30° cada uno obedece a exigencias matemáticas.



Como expresa Otto Neugebauer, [1]



“fueron precisas razones matemáticas las que indujeron a crear un gran ciclo bien definido, que medía la progresión del Sol y de los planetas respecto a secciones de exactamente 30 grados. El Zodíaco no fue más que una indispensable idealización matemática y fue utilizado exclusivamente para el cálculo astrológico.



En el Gráfico astrológico se encuentran las Casas, que son también 12 y evolucionan en sentido anti horario, pero no corresponden a los signos y son desiguales. Las Casas representan diversos sectores de la vida y de la sociedad humanas.




 CASAS


Los cuatro Puntos Cardinales: Ascendente, Descendente, Medio Cielo y Fondo Cielo, representan el Ciclo del día terrestre y determinan las Casas.



El Gráfico astrológico equivale a un mapa invertido, el Asc, por donde sale el Sol, se encuentra a izquierda, el Des, o poniente, a derecha. El MC, en la parte superior, representa el Sur y el FC el norte.



Los Planetas y Luminares completan la significación, en relación a su ubicación en signos, casas y relaciones recíprocas. Las líneas azules que los une son armónicas, mientras que las rojas, inarmónicas. La distancia que los separa determina su codificación.





 


Los Aspectos se verifican a causa de las diferentes velocidades con las que recorren el Zodíaco los planetas, ocupando posiciones diversas y dibujando figuras cambiantes.

Las distancias entre un planeta y otro, medidas en grados, constituyen los llamados Aspectos.



Aspectos Armónicos (líneas azules)



Sextil, distancia de 60° aproximadamente. Trígono, distancia de 120°, aproximadamente.



La Conjunción, o sobre posición de los planetas suele variar de acuerdo a las afinidades o disonancias de los planetas involucrados.



Aspectos Inarmónicos (líneas rojas)



Cuadratura, distancia de 90°. Oposición, distancia de 180°.

























[1] Otto E. Neugebauer (* 26 de mayo de 1899 en Innsbruck; † 19 de febrero de 1990) fue un matemático y astrónomo austriaco-estadounidense dedicado exclusivamente a la investigación de la historia de la ciencia, y en especial de la Astronomía. Fue un investigador tenaz, y el gran descubridor de la matemática babilónica. Ganó el Premio Balzan en 1986 para la historia de la ciencia.


sábado, 6 de mayo de 2017

UN FINAL DE CICLO DIFÍCIL



 
ANA MARIA SEGHESSO






La figura de la Conjunción Mayor de Tierra europea de 1842, indica un cielo donde Plutón es protagonista y eje de la balanza, con sus características de gran capital, bancos, crisis, muerte y transfiguración.

El planeta, actualmente retrógrado, transita la casa VI de la Conjunción Mayor de Europa, en conjunción con Mercurio, a quien se unirá en julio-agosto. 

Se encuentra, además, en cuadratura a Plutón natal, en casa X, y sextil a Urano, en casa IX natal.

El Sol y Urano forman el eje económico, casa II, los recursos y la Bolsa; casa VIII, bancos, reservas nacionales. Los buenos aspectos favorecen el período de relativa calma, los conflictivos, la crisis económica en acto.

Urano en la carta de la Conjunción de 1842, manifiesta los proyectos, el estado laico, la tecnología; se encuentra en sextil con la casa VI, que indica el sector del trabajo, sindicatos, policía,  ejército, industria farmacéutica y la esfera de la salud en general. El aspecto positivo se ha manifestado ampliamente a través de todo el ciclo de Tierra.

Sin embargo, la actual cuadratura de Plutón en tránsito, entre casas VI y X, - poder político -, evidencia una lucha entre influencias y jerarquías ocultas, enfrentadas por un predominio totalizador, sin ahorro de golpes traicioneros.

La cuadratura Plutón-Plutón alude a choques políticos en acto o por estallar, transformando el sistema vigente en un nuevo orden político-económico.

A la tradicional oposición entre izquierda y derecha, las dos caras de una misma moneda, se superpone ahora un desafío por un Nuevo Orden, no todavía definido, que el próximo Ciclo de Aire irá ampliando y desarrollando.

En un rápido resumen, se puede afirmar, que el proceso político-económico en acto se ha iniciado en el lejano 1989, en Rusia, triple conjunción Saturno, Urano, Neptuno en Capricornio, en oposición a Júpiter en Cáncer. Luego ha proseguido con la crisis del 2008 y tomado forma en algunos países, como EEUU e Inglaterra, en medio de fuertes polémicas. 

Las elecciones francesas continúan este proceso determinando de alguna manera la cohesión de la UE.

Urano de tránsito, hizo ya su conjunción con Plutón natal, en Aries, casa X.
Es un Urano impaciente por actuar, parece no tener límites a lo que puede concebir en términos de innovación, libertad y dominio.

Los malos aspectos de Plutón-Plutón transitando Capricornio, se suma a la cuadratura de Urano en tránsito con el Ascendiente-Descendiente de la Conjunción Mayor. 

Eventuales luchas sociales  podrían verificarse, si su energía no es dominada. 
Saturno de tránsito contrarresta desde Sagitario, interviniendo con un trígono, que encauza la energía. 

 En octubre 2017 Júpiter entrará en Escorpio y Saturno en diciembre lo hará en Capricornio, reforzando el sector del trabajo y de la economía.


La próxima Revolución anual será el 17 marzo 2018.

Saturno en sus tránsitos obliga a estructurar una situación, es el esqueleto óseo, frenando el impulso de Urano, dominando su brío. 

La evolución de Saturno en su camino, es la muerte de algo o alguien.


 En su aspecto negativo significa frustración, en su aspecto positivo, despojarse del exceso para acceder a un nivel superior; es ambición y voluntad para alcanzar un objetivo.

Plutón expresa la voluntad de potencia, condensando todos los instintos sin reglas que lo determinan. Posee además una fuerza formidable, que obliga a realizar el destino en conformidad a tendencias profundas y frecuentemente, indescifrables.

Es un justiciero, que puede castigar o recompensar, si se lo comprende y se asimilan sus fuerzas secretas.

“Energías primitivas que se deben domesticar para evitar ser devorados por ellas”, según A.Barbault.

Es el planeta clave del final del Ciclo de tierra, que exige una energía suplementaria para transfigurar su violencia, en el próximo Ciclo de Aire.