Follow by Email

martes, 2 de febrero de 2016

LA EUFORIA ECONOMICA – 2


EL CICLO DE TIERRA



ANA MARIA SEGHESSO








El orden histórico de las Conjunciones Máximas lo comienzo en el año 781 a.C. y lo termino el 2219. Se trata de una convención, que puede ser ampliada a otros períodos.

Elijo la fecha 781 a.C. porque en ella se produjo una Conjunción Máxima de Júpiter –Saturno en signo de fuego, inaugurando una nueva serie de Conjunciones Menores y Mayores. 

  
Orden histórico de las Conjunciones Màximas
 
FUEGO                    -781                 74                   809           1663

TIERRA                  -582                 253                 1047          1842

AIRE                       -344                 452                 1226          2020

AGUA                     -165                 630                 1425          2219


La fecha corresponde al siglo octavo antes de Cristo y es considerada por los historiadores como el principio de la Antigüedad clásica.

Algunos acontecimientos memorables pertenecen a ese siglo.
-     La primera Olimpíada, efectuada en el 776 a.C.
-     La fundación de Roma, el 21 de abril -753, por Rómulo. 
-     Fueron redactados los versos de la Ilíada y la Odisea por Homero.

CONJUNCION EN SIGNO DE TIERRA DE 1842
El 11 de enero de 1842 se produjo la conjunción Júpiter - Saturno en Capricornio, iniciando el ciclo de conjunciones en signos de Tierra.  El 18 de mayo del 2000  se verificó la última conjunción Menor, en el signo de tierra: Tauro.
El período se ha extendido por 178 años y se ha caracterizado por un impresionante desarrollo económico, en donde todos los paradigmas conocidos han sido alterados.

Son muchos los historiadores que sostienen que la historia de este ciclo sea esencialmente una historia económica, que la característica dominante de la época sea exclusivamente el progreso monetario, que ha permitido que se llevaran a cabo considerables transformaciones en otros campos. Según esta tesis, las fases históricas precedentes podrían ser recordadas por acontecimientos que han cambiado el mundo en  otros aspectos: político, cultural o religioso.

Sin embargo, nunca como en estos años, el mundo económico habría creado elementos tan importantes de producción y consumo de riquezas, ni siquiera en la fase de la Revolución industrial.

Contra este punto de vista se alzan muchas voces que lo consideran fruto de un egocentrismo exagerado de los economistas, que no logran ver los límites del sector en que actúan. Del mismo modo las feministas podrían citar la emancipación de la mujer - al menos en Occidente - como característica del período; los astrónomos podrían reivindicar la conquista del espacio; los biólogos los descubrimientos genéticos o se podría mencionar la fisión del átomo, Internet y un largo etcétera.
A estas objeciones se da una respuesta genérica, o sea, “que todos estos descubrimientos o conquistas son inseparables del progreso económico porque son sus causas directas”.

Es cierto que este período ha transformado profundamente los modelos sobre los cuales el desarrollo económico se basaba y en este sentido la ruptura con los esquemas del pasado se ha manifestado en varios aspectos.

 El extraordinario aumento de la riqueza

El primer argumento a favor de esta teoría es el insólito incremento de la riqueza en el ámbito general. Se calcula que la cantidad de bienes y servicios creada en este período haya superado la totalidad de lo que la humanidad produjo anteriormente.
Desde la mitad del siglo XIX y por todo el siglo XX la economía mundial ha crecido de un 2 % anual aproximadamente, o sea, más del doble de la época posterior a la revolución industrial, cuyo incremento fue en su tiempo notable.
Considerando este dato se podría suponer que el desarrollo económico moderno tiene sus raíces en los últimos años del siglo XIX y sus frutos se han revelado en toda su plenitud en el siglo XX.
Desde un punto de vista económico este período es generalmente dividido por los economistas en cinco fases o períodos:
1 - Del 1842-80, con la formación de los estados nacionales y los sorprendentes progresos técnicos que determinan una fe ilimitada en los procedimientos científicos.
 Los valores éticos, culturales, religiosos y espirituales son considerados fenómenos de observación y estudio para descubrir sus leyes. Positivismo y Materialismo son las nuevas Filosofías. La investigación científica y la aplicación técnica o médica de sus resultados se condicionan recíprocamente dando origen a un progreso científico y técnico sin precedentes en la Física, Biología, Química, Medicina, Técnica de los transportes, de las Comunicaciones, Técnica tipográfica, Óptica, Fotografía y Técnica Militar.
2 - Del 1880 a 1914 (Primera Guerra) Formación del Imperialismo moderno y del gran Capital - Gran desarrollo económico de los estados industriales. Los progresos técnicos y científicos ponen a disposición del hombre nuevas fuentes de energía (electricidad, petróleo).
Los transportes y las comunicaciones (telegrafía y teléfono) crean las premisas para el desarrollo del comercio y de la economía mundial. Surge el capitalismo monopolístico con empleo de capitales siempre mayores, asociando y concentrando grandes empresas industriales. Se crean grandes Bancas que ponen a disposición créditos, consolidándose el poder del gran Capital, que adquiere también influencia política.
Asociaciones y partidos políticos promueven la democratización y la elevación cultural de las masas.
La clase trabajadora se moviliza en movimiento político. En 1864 se forma la Internacional Socialista, en  el supuesto o convicción que el Capitalismo deba ser vencido a través de la lucha política.
3 - La fase caracterizada por las dos guerras mundiales entre las cuales se produce la Gran Crisis económica de los años 30.
4 - La fase posterior a la Segunda Guerra, comenzada con los esfuerzos de la reconstrucción y la intervención del estado como regulador de la economía; termina  con la primer crisis petrolera en 1973.
5 - La fase caracterizada por un freno al crecimiento, que se fija en los niveles precedentes a la primera guerra mundial, que a partir de 2008 se transforma en la Crisis que actualmente estamos viviendo. 
 
Globalmente el rédito por persona se ha multiplicado por cinco en los últimos 100 años, a pesar de un impresionante aumento de la población y una neta disminución de las horas de trabajo [1]


[1]  Fuente "Statisques historiques de la Suisse"


Es evidente que los adelantos científicos y el nivel de vida general más altos de toda la historia de la humanidad, no han cancelado las diferencias económicas entre países, sino que por el contrario las han acentuado cada vez más.
No todos han aprovechado de la misma manera y nunca como ahora se han manifestado las diferencias materiales entre las regiones del planeta.

No obstante esto, tanto en los países ricos como en los pobres, la esperanza de vida ha crecido así como el acceso a muchos productos que en un tiempo pertenecían sólo a una minoría, como mejores cuidados médicos, alimentación, vivienda y educación.

Es el estilo de vida el que ha sufrido el cambio más impresionante. El hecho que hoy se necesiten sólo 7 horas de trabajo para producir una bicicleta - que a fines del siglo pasado requería 260 horas, - ha dado como resultado un incremento de la productividad  y un mayor tiempo a disposición para producir más y mejor.
Como ha sido ya mencionado, la Conjunción mayor de 1842 marcó el paso de la triplicidad de Fuego a la triplicidad de Tierra.
Para analizarla he levantado la figura en EEUU, porque pienso que sea el país que más representa en este período el elemento Tierra (fig.1)
La figura corresponde a la Lunación anterior a la Conjunción Júpiter-Saturno.


 fig.1

El horóscopo indica una disposición de planetas de extraordinaria fuerza.

Casi todos los planetas se encuentran en la parte superior del horizonte, a oriente. Júpiter y Saturno encolados al Medio Cielo. Plutón en conjunción al Ascendente, es el único planeta debajo del horizonte, está en conflicto con las Luminarias y  Mercurio.  Marte, desde la Casa XII, en sextil con la Conjunción Mayor,  indica una notable vitalidad en el desarrollo de sus consecuencias.

Plutón, al igual que en la Conjunción Máxima, se encuentra en el Ascendente, en el grado de la exaltación del Sol, 19 de Aries. Saturno en domicilio y angular; Júpiter, regente de la triplicidad del Ascendente, es angular pero está en caída.
El Sol, regente también de la triplicidad del Ascendente, es angular, está en su faz y en su cuarta. Marte y Venus se encuentran en recepción por exaltación. Mercurio está combusto.
Considero a Saturno planeta dominante, seguido por el Sol.
Según las interpretaciones tradicionales,  Saturno mal aspectado, es funesto, provoca grandes calamidades. Sin embargo, en este caso se encuentre particularmente bien ubicado. Entre sus significaciones podemos poner en evidencia al amor al dinero, el poder, y la anexión de territorios.
Cuando Saturno se encuentra en su domicilio y angular otorga abundancia de bienes, de territorios, dominio por tiranía o por el daño que provoca en otros a través de guerras.
La casa X, que representa las ambiciones, los honores y dignidades, contiene la mitad de los planetas.
Según la tradición astrológica, es la Casa del rey, del Poder y de la Aristocracia.

La presencia de casi todos los planetas en Casas matutinas (del Ascendente al Medio Cielo), les concede gran fuerza. Como ya dicho, Plutón, regente de Casa VIII, que representa los bancos, las aseguraciones, las especulaciones financieras, riquezas ocultas, cuadra a las Luminarias, que representan el Poder constituido.
Esta cuadratura tiende a activarse en tiempos de crisis, como veremos más adelante.  
Son sensibles a los tránsitos, los grados en que se encuentran los planetas, como veremos en la Crisis económica de 1929.